Mindfulness previene recaídas en adicciones

Mindfulness es una cualidad de la mente que todos tenemos y que puede ser fortalecida por medio de la práctica. Clásicamente se le ha definido como el prestar atención, con propósito, a las sensaciones, emociones o pensamientos que transcurren en la mente en un momento dado, de un modo desprejuiciado, amplio y curioso, sin dejarse atrapar por ellos. Se le describe también como una serie de prácticas meditativas y como una actitud frente a la vida, fruto de la consciencia que se desarrolla por medio de las prácticas y es una actitud ecuánime, serena, alegre, compasiva, grata y abierta a la experiencia.

 

Compatible completamente con posturas espirituales frente a la vida, las cuales, incluso, fortalece, fue desarrollado en los años 80 por Jon Kabat-Zinn, investigador de la Universidad de Massachusetts, quien la sometió a un estricto escrutinio científico, con el que ha demostrado ser muy eficaz en el control de síntomas de dolor crónico, estrés, ansiedad y depresión, el incremento del bienestar psicológico, así como en la prevención de recaídas en personas con conductas adictivas. La forma como ejerce esta función está relacionada con el mejoramiento en los adictos de su capacidad de prestar atención, desaprensivamente, a las emociones que van surgiendo en cada momento presente. Este nivel mejorado de atención ayuda al paciente a obtener una mejor comprensión y control de sus desencadenantes de adicción, incluyendo comportamientos y pensamientos automáticos que generan las tendencias adictivas. Al entrenarse en volver una y otra vez al momento presente, aprenden a desacoplar eficazmente el ansia por consumir de los pensamientos, sentimientos y sensaciones asociados a la conducta adictiva, aumentando su capacidad para escoger la respuesta que quieren dar.

 

El factor decisivo que contribuye a aumentar la auto eficacia y disminuir la probabilidad de recaer es que entrena a los participantes en modalidades de afrontamiento alternativas en respuesta a situaciones de alto riesgo.  De este modo, lo que está comprobado por varias investigaciones, es que se obtienen mayores tasas de abstinencia después del tratamiento, se reducen significativamente la frecuencia e intensidad de los episodios de recaídas y ayuda a quienes hayan recaído a volver más rápido a su rehabilitación. Como vimos, mindfulness también previene las recaídas en adictos debido a que genera en ellos una actitud serena, alegre y compasiva lo que se alinea con los principios de diferentes instituciones dedicadas al tratamiento de adicciones.

 

Al final de los talleres, los participantes estarán en disposición de:

 

  • Observar sin juzgar (percibiendo serenamente sus estímulos internos y externos, por ejemplo, sensaciones, emociones, pensamientos). 
  • Describir (etiquetando mentalmente sus estímulos con palabras).
  •  Actuar con consciencia (prestando atención a las acciones propias presentes, en vez de comportarse de forma automática o distraída)
  • Ser más autocompasivos (conscientes del valor del autocuidado) 
  • No reactividad a la experiencia interior (permitiendo que los pensamientos, los sentimientos y los impulsos entren y salgan de la mente, sin quedar atrapado en ellos) 

Comments

Quisque rutrum. Aenean commodo ligula eget dolor. Nunc nulla. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas. Mauris turpis nunc, blandit et, volutpat molestie, porta ut, ligula.

Aenean imperdiet. Vestibulum rutrum, mi nec elementum vehicula, eros quam gravida nisl, id fringilla neque ante vel mi. Vivamus aliquet elit ac nisl. Morbi nec metus. Etiam imperdiet imperdiet orci.

Nam adipiscing. Suspendisse potenti. Vestibulum facilisis, purus nec pulvinar iaculis, ligula mi congue nunc, vitae euismod ligula urna in dolor. Fusce vulputate eleifend sapien. Cras ultricies mi eu turpis hendrerit fringilla.