Con el hashtag #NavidadCompasiva, 9 líderes de la salud mental y de la salud integral han unido sus esfuerzos para proponerle a los colombianos que aprovechen las próximas novenas navideñas para sanar las heridas que ha dejado la pandemia por el COVID 19, en su salud integral y, en especial, en su salud mental. 

El equipo lo conforman el Doctor Santiago Rojas, la Doctora Elsa Lucía Arango; los psiquiatras e instructores de mindfulness Ariel Alarcón Prada, Elkin Llanes Anaya, Jorge Franco López; la impulsora de la salud integral Xiomara Xibillé; la divertida promotora espiritual en redes sociales Martha Moreno más conocida como “Sor Selfie”; la coach de gratitud Sofía Spaggiari y la coach de psicología positiva Luz Stella Jara.

Durante los días de las novenas de ésta navidad, cada uno de ellos dirigirá una reflexión orientada a sanar las heridas de la pandemia, a las cuales se agregarán sencillos ejercicios de meditación en auto compasión, así como prácticas informales de compasión y sanación hacia sí mismos, hacia los otros y hacia el planeta. Estos ejercicios y reflexiones serán divulgados su por sus redes sociales con el #NavidadCompasiva, de tal manera que sus seguidores y todos los que se quieran unir a esta iniciativa, los realicen, compartan, comenten sobre ellos y también propongan o sugieran otras iniciativas de sanación.   

El objetivo es que, quienes practiquen estos ejercicios durante la época de navidad, disminuyan significativamente su sufrimiento emocional e incrementen su bienestar psicológico y el de sus familias, de tal manera que puedan ser más resilientes a los traumas que ha dejado el 2020. 

¿De dónde surgió este proyecto? Una tarde de comienzos de diciembre, mientras se tomaban un café virtual, el doctor Santiago Rojas con el psiquiatra Ariel Alarcón Prada, les surgió una inquietud sobre la necesidad urgente de sanar las heridas psicológicas que la pandemia ha dejado particularmente en nuestro país. No es para menos. 

Este año en 40 mil hogares colombianos habrá un puesto vacío en la cena de navidad, porque el COVID se habrá llevado uno de los miembros de esa familia. Cada colombiano conoce por lo menos a una persona, cercana o lejana, que ha muerto por COVID. Desde el punto de vista de salud mental es muy importante honrarlos, recordarlos,  pero también pedirles que nos permitan continuar con nuestras vidas y, ¿por qué no? Llegar, en un futuro, a ser felices gracias a su ejemplo a su legado, a sus enseñanzas y a la presencia que tuvieron en nuestras vidas. 

En el 60% de los hogares de los trabajadores de la salud que han atendido pacientes con COVID habrá preocupación porque su familiar habrá dado muestras de cansancio emocional (burn out). 

En 8 de cada 10 familias (el 86%) con uno o más de sus miembros en un entorno educativo (primaria, bachillerato o universidad), se recordarán esta navidad de los altos niveles de estrés adicional por los que el estudiante ha tenido que pasar, durante al menos una semana, en este año escolar del 2020. Ese estrés se ha quedado siendo permanente en el 30% de ellos. Lo mismo, desde luego, ocurre con educadores de esos estudiantes.  

En 750.000 hogares la cena este año será un poco magra y los regalos más simbólicos que físicos debido a que el o la jefe de la familia habrá perdido su empleo. 

Según un estudio de salud mental de la Universidad Javeriana, hasta el 70% de la población ha experimentado al menos un síntoma de depresión durante el año 2020, siendo éste porcentaje mayor en las mujeres. En el 17% de las personas los síntomas han sido severos.  

Aunque no hayamos perdido ningún amigo o familiar por la pandemia (lo más fuerte y difícil de elaborar para cualquiera), ni hayamos perdido nuestro empleo, los demás, de uno u otro modo, hemos sufrido emocionalmente durante este año. Muchos habremos tenido dificultades en nuestra salud. Nos hemos tenido que distanciar. No nos hemos podido volver a ver con nuestros amigos, con nuestros compañeros, nuestros familiares. Palapamos el sufrimiento en las calles, en las reuniones virtuales. 

Hay esperanza.

Estos 9 líderes colombianos en salud integral, en salud mental y en bienestar quieren llevar su grano de arena para la sanación de las heridas qué está pandemia haya podido dejar en nosotros. Ellos están convencidos que esta sanación se logra en la medida que los colombianos reflexionen profundamente sobre sus recursos, sus posibilidades de sanar. Claro que sí,  hemos sufrido, pero no podemos darle rienda suelta a  la tendencia natural de los seres humanos es huir del sufrimiento, ahora en esta época de fiestas, sino que, mirando a la cara a ese sufrimiento, reconociéndolo, podamos aprender de él, transformarlo internamente, de tal manera que aprendamos sus lecciones y, así, generemos la alegría, la esperanza, el optimismo, de tal modo que el año entrante seamos mejores personas, superemos las dificultades, seamos creativos.  

Es perfectamente posible crecer en medio de esta experiencia negativa si la  afrontamos con compasión, incorporamos en nuestra cotidianidad sencillas estrategias de mindfulness y autocompasión, que nos permitan estar amorosamente en el aquí en el aquí y el ahora de cada momento presente; nos decidamos a tratarnos bien a nosotros mismos, a cuidar y a tratar bien a nuestra mente, a conectarnos autentica y profundamente con los otros, a conectarnos con el planeta, a realizar actos de bondad, de amor, de reparación interna, acciones de gratitud, acciones de bondad, de compasión de benevolencia, de solidaridad y ayuda a otros; de conexión y cuidado por la naturaleza y otros seres vivos, independientemente de si sigues la novena de navidad o no. 

Vamos a aprovechar esos días y la época decembrina en general, para iniciar o profundizar las prácticas de mindfulness y autocompasión de tal manera que se conviertan en un hábito diario en la vida de cada uno.  

La ciencia de la autocompasión

La ciencia médica demuestra cada vez con mayor claridad cómo el desarrollo de la autocompasión, tan fácil de aprender y de ser administrada por instructores entrenados, incide decididamente en el incremento de una serie de variables psicológicas y fisiológicas. Se ha definido como la forma más posible sana de relacionarnos con nosotros mismos, promoviendo el estímulo amoroso de las potencialidades y atributos que cada uno tiene para hacerle frente al sufrimiento, sea éste causado por uno mismo (la forma como juzgamos nuestras fallas o insuficiencias y nos relacionamos con nosotros mismos) o por fuentes externas.

La autocompasión promueve el equilibrio mental por medio del incremento de las respuestas positivas frente a la adversidad (auto confianza, estímulo, resiliencia) y la disminución de las respuestas negativas (auto crítica desmedida, culpa, ansiedad, depresión). Implica ser más bondadoso y solidario con uno mismo y menos crítico, reconociendo la experiencia humana compartida, bajo la premisa que todos los seres humanos somos imperfectos y llevamos vidas imperfectas, lo cual disminuye la sensación de inadecuación y aislamiento. Estimula también el rumiar menos sobre los aspectos negativos de uno mismo o de la propia experiencia vivida.  

Autocompasión se ha relacionado en múltiples investigaciones con incremento del bienestar psicológico, incluido el aumento de resultados positivos como la felicidad, la satisfacción con la vida, la conexión con otros, autoconfianza, optimismo, curiosidad y gratitud; así como con la disminución los resultados negativos como la ansiedad, la depresión, el estrés, la rumiación, la supresión de los pensamientos y las emociones, el perfeccionismo y la vergüenza.  Por todo ello está directamente relacionada con la resiliencia.  

Otras investigaciones lo asocian con una serie de variables fisiológicas de disminución de los neurotransmisores del estrés (cortisol, adrenalina) e incremento de los de la relajación (serotonina, dopamina, oxitocina) en grado mucho mayor a los de la simple práctica de mindfulness, por lo cual se impactan positivamente todos los trastornos psicosomáticos, los trastornos autoinmunes, el dolor crónico, las adicciones, entre otros. 

Líderes en salud participantes: 

  1. Ariel Alarcón, MD (organizador) @real.lax1 
  2. Santiago Rojas, MD @santiagorojasp
  3. Xiomara Xibille @xiomara.purocorazon
  4. Sor Selfie  (Martha Moreno) @sorselfie
  5. Jorge Franco, MD @menteaprende
  6. Elsa Lucía Arango, MD @elsaluciaarango
  7. Elkin Llanes,MD @mindfulcolombia
  8. Luz Stella Jara @luzlifenet
  9. Sofía Spaggiari @yovivoengratitud

Con información proveniente de: 

Revista Dinero: 

https://www.dinero.com/economia/articulo/desempleo-en-colombia-por-coronavirus/307096

Periódico El Tiempo:

https://www.eltiempo.com/salud/salud-mental-durante-la-pandemia-en-colombia-trastornos-que-han-revelado-los-estudios-526000

Artículo de Tóth-Kiraly y su grupo:

Tóth-Király I, Bőthe B, Orosz G. Seeing the forest through different trees: A social psychological perspective of work addiction. J Behav Addict. 2018;7(4):875-879. doi:10.1556/2006.7.2018.122

Descargado de :https://self-compassion.org/wp-content/uploads/2020/06/Muris2018.pdf

Leave a Comment on Proyecto Navidad compasiva en Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *